Entrevista con el Dr. Antonio Jesús Moreno Campos


Entrevista con el Dr. Antonio Jesús Moreno Campos, Psiquiatra y Director de la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental del Hospital Infanta Margarita.

 

–          Revista Reencuentros (R.R): ¿Cuál fue el motivo por el que decidió estudiar medicina?

–          Antonio Jesús Moreno (A.J.M.): No tengo la vocación de médico muy antigua, no soy de esos críos que desde pequeños tenían claro que iban a ser médicos. Es más, durante el tiempo que estudie bachillerato me estuve planteando el hacer cosas diferentes como una carrera militar, ser abogado, o juez. Fue solo después del bachillerato cuando me incline por la medicina, supongo que para intentar ayudar a la gente.

–          R.R.: ¿Fue por vocación?, ¿Por seguir la saga familiar?

–          A.J.M.: No. Soy el único médico de mi familia, es más, soy el único personal sanitario de mi familia. Toda mi familia son profesores.  Nada que ver con sagas familiares.

–          R.R.: Entonces, ¿No era su primera opción? ¿Pensaba en otras carreras?

–          A.J.M.: Durante años pensé en otras carreras, pero cuando llego la hora de tomar decisiones, tuve muy claro que quería ser médico. Cuando hacia COU, ya con 18 años, tenía muy claro que lo único que quería estudiar era medicina.

–          R.R.: Dentro de la medicina, ¿Por qué eligió estudiar psiquiatría?

–          A.J.M.: Cuando empecé medicina, si alguien me hubiera preguntado que iba a hacer, probablemente lo  último que hubiera dicho habría sido ser psiquiatra. Me gustaban otras muchas cosas: la cardiología,  la medicina deportiva, la traumatología, la pediatría… Solo en quinto de carrera, que es cuando se estudia psiquiatría, descubrí una materia que me atrajo mucho. Ese verano estuve como alumno en prácticas voluntario, me pase todo el verano en un Equipo de Salud Mental, con dos personas que trabajaban como Psiquiatras en el mismo. Fueron  dos psiquiatras muy importantes en mi vida, sobre todo la relación con uno de ellos,  el Dr. José Herrera, fue fundamental para mi vocación. A partir de ese verano, en el que estuve trabajando con personas con enfermedad mental, decidí que lo que quería ser era psiquiatra.

–          R.R.: ¿Nos podría destacar momentos buenos y malos de su profesión?

–          A.J.M.: Tengo  pocos momentos malos que contar y tienen que ver con el tiempo de formación como psiquiatra, en donde te encuentras con situaciones difíciles de resolver, y experimentas mucha angustia como responsable de la salud de una persona. Probablemente, es también  un momento malo,  cuando uno tiene que afrontar situaciones de pacientes que no van bien. Porque el médico es persona antes que médico y, a veces, sufrimos con el sufrimiento de nuestros pacientes. La parte buena, yo creo que es todo, pues aunque mi vocación es tardía, es clara, yo disfruto trabajando, me gusta lo que hago y prácticamente cualquier día es un buen día.

–          R.R.: ¿Qué objetivos cumple el que se haya abierto una planta de agudos el Hospital Infanta Margarita?

–          A.J.M.: Acercar una oferta que antes no estaba aquí, que estaba en el Reina Sofía, y que suponía un grave trastorno para los pacientes, y sobre todo para sus familias. Los desplazamientos eran a veces muy complicados. Llevar a una persona que está en crisis, generaba, a veces, situaciones de riesgo, y un sufrimiento alto para los pacientes y los familiares. Además, obligaba a la familia a realizar desplazamientos costosos tanto en tiempo como en dinero. El disponer aquí de unidad de hospitalización y de un hospital de día (HD), los hace más accesibles. Otra ventaja, es que al depender todos estos recursos de una misma Unidad de Gestión Clínica, favorece que la relación entre profesionales sea mucho más estrecha.

–          R.R.: ¿Qué objetivos cumple con el hospital de día?

–          A.J.M.: El Hospital de Día, da un valor añadido a la Unidad de Agudos,  permite un tratamiento muy intensivo, y es probablemente dentro de la red de Salud  Mental, el dispositivo donde más se puede trabajar de manera intensiva con un paciente. Contar con un HD es algo magnífico, porque nos permite hacer un trabajo que en ningún otro recurso de salud mental se puede hacer, es quizás el recurso estrella dentro de la salud mental.

–          R.R.: ¿Cree que acierta siempre con la medicación?

–          A.J.M.: Lo intento,  pero como te decía antes, el médico antes que médico es persona, y el error es algo natural del ser humano, todos nos equivocamos, y la perfección técnica no existe.  Obviamente, uno intenta siempre acertar, pues la satisfacción personal está en que los casos que uno atiende vayan bien, pero si te digo que nunca fallo seria un presuntuoso.

–          R.R.: ¿Cree que le ha compensado trabajar con enfermos mentales?

–          A.J.M.: Mucho. No solo me ha compensado, sino que me ha hecho crecer como persona. El ver la enfermedad mental me ha supuesto un enriquecimiento al ver aristas del ser humano que no había visto antes.  Yo siempre defiendo, ante otros profesionales sanitarios y población general, que es enormemente gratificante, al contrario de lo que alguna gente, por desconocimiento,  pueda pensar. La persona con enfermedad mental, es generalmente, una persona agradecida, respetuosa, y que colabora en las indicaciones del personal sanitario, excepto en situaciones muy concretas que tienen que ver con momentos de crisis.

–          R.R.: ¿Qué enfermedad mental le ha llamado más la atención?

–          A.J.M.: Sin duda la Esquizofrenia. Es como el paradigma de la enfermedad mental. Ya desde mi periodo de residencia y posteriormente como  psiquiatra, he dedicado mucho tiempo a formarme específicamente sobre esquizofrenia, tanto en diagnostico como en factores de riesgo, en tratamiento, intervención precoz, programas de rehabilitación y reinserción,  y sigue siendo la enfermedad que más me intriga. Lo cual no significa que no haya otras enfermedades interesantes, yo creo que todo lo que tiene que ver el cerebro de una persona lo es, pero sin lugar a dudas la esquizofrenia es la que más inquietud me ha suscitado.

–          R.R.: ¿Cuál es su objetivo profesional?

–          A.J.M.: Quizás parezca una respuesta muy hecha,  pero mis objetivos básicamente son dos: Primero, mejorar la salud mental de la gente que atiendo, y en la medida que dirijo una UGC, mejorar la salud mental de su área de influencia. Segundo, que los profesionales que trabajen conmigo estén bien, y se sientan en un entorno suficientemente protector.

–          R.R.: ¿Esas serian también sus metas profesionales?

–          A.J.M.: Si. Yo acepte hace años el reto de dirigir una UGC a sabiendas de la complejidad del proyecto.  Suponía poner en marcha dispositivos nuevos,  que era una cosa que probablemente no vaya hacer nunca más en mi vida, y que está cargado de mucha responsabilidad y complejidad. Mi reto personal era el ser capaz de contribuir a mejorar la salud de un grupo de población y el de conseguir que los profesionales que trabajen conmigo sean capaces de desarrollar al máximo sus potencialidades.

–          R.R.: ¿Cómo te sientes como padre, de crear toda esta red?

–          A.J.M.: Me siento coautor, no padre, no tengo concepto de paternidad sobre este asunto.  Sí lo siento como algo mío, y me siento satisfecho, de lo que hemos conseguido.  Pero creo que delego bastante en la gente, estoy rodeado de gente en la que puedo delegar,  y puedo repartir la responsabilidad entre ellos, por tanto no tengo un sentimiento de que yo haya hecho, sino que un grupo de gente hemos hecho. Obviamente, a mi me toca una cuota importante de ese reparto, pero no tengo una sensación de autoría exclusiva.

–          R.R.: ¿Cree usted que la sociedad nos ve como algo peligroso?

–          A.J.M.: Lamentablemente sí.  Creo que la sociedad ve a la persona con enfermedad mental como algo peligroso porque no la conocen, y nos da miedo lo que no conocemos. Siempre pongo el mismo ejemplo, si a una persona que vive en el centro de Chicago y nunca ha ido al campo, lo ponen delante de una cabra posiblemente se asuste,  sin embargo si lo ponen delante de una avión probablemente no se asuste, porque lo usa normalmente. Si damos la vuelta al ejemplo, y pensamos en un abuelo de una aldea de 15 habitantes que no haya salido nunca de la misma, posiblemente esté tranquilo delante de la cabra pero se asuste ante el avión. Solo nos da miedo lo que no conocemos, a la gente le da miedo la enfermedad mental porque no la conoce, quien conoce a gente con enfermedad mental, no le tiene miedo. Existen, a día de hoy, demasiados datos en contra, como para poder decir que una persona con enfermedad mental es una persona peligrosa. La persona con enfermedad mental es menos peligrosa y es frecuentemente más victima que agresora cuando hay un ejercicio violento. En mis 12 años nunca he recibido una agresión física, y cuando he recibido alguna agresión verbal, siempre ha sido de personas en crisis, que luego me han pedido perdón. Yo creo que cualquier compañero mío, que trabaje, por ejemplo como médico de familia, habrá recibido más agresiones, tanto físicas como verbales, en esos años.

 

R.R.: ¿Cómo ve el trato de la sociedad hacia los enfermos mentales en la actualidad?

Hay mucha disparidad. Hay sitios donde la enfermedad mental es conocida y bien aceptada y hay otros sitios donde queda mucho estigma. Nosotros tenemos la suerte de vivir en un entorno que acepta bien y conoce la enfermedad mental. Este municipio, Cabra, y su ayuntamiento que ha ejercido multitud de actuaciones a favor de las personas con enfermedad mental, recibió el año pasado el distintivo de municipio libre de estigma. Creo que en eso tiene que ver mucho la actuación de FAISEM, cuyo delegado provincial, ha generado muchas actuaciones a favor de las personas con enfermedad mental. Desgraciadamente me he encontrado situaciones muy cerca de aquí donde la enfermedad mental es rechazada. Nada hay en eso más que el desconocimiento, si la gente conociera, no tendría miedo.

 

This entry was posted in ENTREVISTAS. Bookmark the permalink.

3 Responses to Entrevista con el Dr. Antonio Jesús Moreno Campos

  1. GREGORIO RUIZ REYES says:

    No se muy bien que comentar aparte de que dicho doctor a sido mi psiquiatra durante mucho tiempo, gracias a él he tenido infinidad de recursos que no supe aprobechar. Solo queria animar a la gente a que deje sus comentarios. Actualmente con mi psiquiatra he intentado dejar perjuicios aparte y no preguntarme ni comerme tanto el “coco” con sus decisiones farmacologicas, en fin… ahora soy el usuario mas antiguo del HDSM INFANTA MARGARITA pero he con seguido una estabilidad para mi envidiable gracias a los grandisimos profesionales de que disponemos desde mi humilde punto de vista en fin gracias a personas como Antonio Jesus creo mas que todos estamos en el mismo barco . ( GRACIAS ).

  2. Maruso says:

    Esta labor tan grande que hacemos entre todos, servirá siempre para que los poquitos que necesitamos ayuda, NOS SINTAMOS muy satisfechos a la hora de poder seguir luchando con todo aquello que muy pocas personas comprenden de verdad….
    UN CORDIAL SALUDO DESDE LUCENA(CÓRDOBA)
    GRACIAS POR TODO🙂❤ 😉

  3. Carlos says:

    Los psiquiatras tienen que tener verdadera vocación para poder realizar bien trabajo, anteponiéndolo por encima de todo, aunque ocasiones pueda ser difícil.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s